Realidad y ficción. Recorrido por Néstor Perlongher

REALIDAD Y FICCIÓN

el arte como forma de vida
la vida como ficción
plebeyizar el pensamiento
vivir y pensar, decir y hacer
posteridad de la política

recorrido por Néstor Perlongher

proyección de “Rosa Patria”
diálogo con Santiago Loza, director de la película, a cargo de Daniela Camezzana
invitado: Adrián Cangi

intervenciones teatrales con Eduardo Spínola, Julia Domínguez, Patricia Ríos, Cabe Mallo y Roberto Tettamanti. Dirección: Laura Valencia
el encuentro terminará en la cocina de Mamichula

jueves 10 de noviembre / 19.30 horas
Facultad de Periodismo y Comunicación Social / Aula Anfiteatrada / dg. 113 y 63
Entrada libre y gratuita

Acerca de ROSA PATRIA
Rosa Patria es un documental sobre Néstor Perlongher y su militancia olvidada, dirigido por Santiago Loza.
Néstor Perlongher fue poeta, sociólogo y activista político en los años ‘70 en la Argentina. Fue uno de los creadores del Frente de Liberación Homosexual, organismo que escandalizaba a los sectores de derecha e incomodaba a la izquierda machista de aquel momento.
El documental, a través de la figura de Perlongher, reconstruye una lucha casi desconocida en Latinoamérica, la de una de las minorías olvidadas por la Historia. A modo de colage, se cruzan testimonios, cartas, imágenes de archivo y del presente de aquellos que fueron parte del movimiento de liberación homosexual.

Acerca de SANTIAGO LOZA
Santiago Loza nació en Córdoba en 1971. Egresó del Centro de Experimentación y Realización Cinematográfica del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales y de la carrera de dramaturgia de la Escuela Municipal de Arte Dramático. Dirige y escribe largometrajes. Entre ellos están: Extraño (2001), Cuatro Mujeres Descalzas (2003), La Invención de la Carne (2009), Rosa Patria (2009) y Los Labios, co dirigida con Iván Fund. Como director, participó en festivales nacionales e internacionales (Cannes, Locarno, San Sebastián y Londres, entre otros) y recibió numerosos premios (Tiger Award mejor película en el Festival de Rotterdam; mejor película, mejor director y premio especial del jurado en el BAFICI; premio especial de la sección Cierta Mirada del Festival de Cannes; entre otros).
En teatro, escribió y dirigió Amarás la noche y Pequeña Cruel Bonita. Es autor de las obras Nelidora, Nada del amor me produce envidia, Sencilla (co escrita con Lisandro Rodríguez), Asco, La Vida Terrenal, He Nacido Para Verte Sonreír y Matar Cansa.
Participó del ciclo de micro óperas contemporáneas en el TACEC del Teatro Argentino de la Plata en el 2009.
Actualmente, están en proceso de ensayo dos obras de su autoría: Verde, dirigida por Pablo Seijo, y Pudor en animales de invierno, dirigida por Lisandro Rodríguez y ganadora del concurso de proyectos teatrales del FIBA/INT 2011.
Junto a Lisandro Rodríguez, Mariano Villamarín y José Escobar, forma parte del Elefante Club de Teatro.

Acerca de ADRIÁN CANGI
Adrián Cangi es ensayista, Doctor en Filosofía y Letras (Universidad de Sâo Paulo) y profesor en la Universidad de Buenos Aires, Fundación Universidad del Cine y Universidad Nacional del Centro. Además, es becario del Instituto de Cooperación Iberoamericano para la realización de estudios de Estética en la Fundación Ortega y Gasset y en la Universidad Complutense (España) y becario de la FAPESP (Fundación para el Amparo de la Investigación del Estado de Säo Paulo) para la realización de estudios posdoctorales (Brasil). Se desempeña también como colaborador audiovisual del Museo de Arte Latinoamericano (Malba): muestras homenaje a directores latinoamericanos. Dirige la colección Poéticas Críticas de la editorial Eudeba (Buenos Aires) y la colección Narrativas Argentinas de la editorial Iluminuras (Sâo Paulo). Ha dictado seminarios de posgrado en distintas universidades nacionales y extranjeras.
Es autor de Lúmpenes peregrinaciones. Ensayos sobre Nestor Perlongher (colectivo, 1996); Roberto Echavarren. Performance: Género y transgénero (colectivo, 2000); Nestor Perlongher. Evita vive e outras prosas (compilac. selecc. y prologo 2001); Cesar Aira A trombeta de vime (posfacio 2002); y Gilles Deleuze-Carmelo Bene. Superposiciones (traducción y estudio preliminar 2002). También participó en los libros La ética y otros demonios (colectivo, 1997); Filosofía y texto personal (colectivo, 1998); Des-velando imágenes (colectivo, 1998); Cóncavo y convexo. Escritos sobre Spinoza (colectivo, 1999); Instantes y azares. Escrituras nietzscheanas (colectivo, 2002); Glauber Rocha. del hambre al sueño. Obra, política y pensamiento (edición 2004); y Papeles insumisos. Ensayos de Néstor Perlongher (compilac. selecc. y prólogo 2004).
Se desempeña como colaborador de las revistas Tsé Tsé. Revista de Poesía; Teatro al Sur. Revista latinoamericana; Ossessione. Revista de cine; El ojo mocho. Revista de Crítica Cultural; Revista de Crítica Cultural (Chile); Cult. Revista brasileira de literatura (Brasil), Grumo, Revista de literatura e imagen.

Acerca de LA FABRIQUERA
La década del 90 fue propicia para el agrupamiento, la experimentación y los refugios. La Fabriquera nació en la justa mitad de esa década (1995) en el viejo barrio de la Estación de Trenes de La Plata. Con el tiempo, pretendió y logró ser un colectivo de trabajo, un ensayo grupal vinculado al arte y a la exposición pública. Estrenó más de veinte obras teatrales, otras tantas obras de danza y supo ser el regazo propicio para la difusión de un sin fin de sucesos culturales. En el año 2008, los titulares de la propiedad vendieron la casa y La Fabriquera, como experiencia sedentaria, se terminó. De haber creído que su esencia era la casa fija, el grupo debió deshilvanarse por completo, pero lo esencial era la voluntad de estilo. La condición itinerante, a la vez, trajo sus novedades, renovó el aire y sumó al grupo nuevos artistas. Así, a partir del año 2009, La Fabriquera comenzó a producir a la deriva. “La Plata es una ciudad promiscua, todo tiende a hacerse colectivamente (…). La Plata tiene el tamaño perfecto para ponerse a conspirar: no hacen falta grandes escenarios para compartir lo que se piensa en voz alta”, dirá Esteban Rodríguez, un conciudadano y amigo de la compañía. Una incógnita, no obstante, desvela a Laura Valencia, su directora y artífice principal: ¿qué queda del teatro si le quitamos el teatro? La Fabriquera responde eso a cada momento: queda la voluntad de actuar y la decisión de convertir cualquier lugar en un potencial teatro.

Organizan: La Fabriquera Itinerante/Cátedra de Sociología Argentina y Latinoamericana

Anuncios