Mar de Fondo – septiembre 2011 última función (por María Inés Senabre)

Un ropero a la deriva… El ropero es una puerta a otra dimensión, del que surgen dos personajes y sus historias. Dos personajes bizarros, atemporales, extraños viajeros en varias dimensiones. Transitan mundos y tiempos en los que se cruzan su ruta por la patagonia en un auto rojo y como una remembranza de otra vida, las historias de Guillermo Brown e Hipólito Bouchard.

El mar en un baúl y un mapa ilegible son los otros dos puntos escenográficos que enmarcan la obra. Los personajes relatan sus recuerdos y los de estos dos marinos con seriedad e inmediatamente los acompañan de gestos humorísticos. Una obra con tintes de grotesco pero no criollo, más bien, si existiera un grotesco histórico. No es en todo caso pura crítica social sino de enfoque de la historia. Todo muy divertido y sumamente original en su estructura.

Muy buenas actuaciones. Los actores personifican estos seres extraños en un trabajo que se me antoja nada fácil, en un momento son valientes marinos y al siguiente, temerosos viajeros que aparentemente no están del todo vivos ni del todo muertos. Hay un par de canciones que interpretan a capela muy bien, son buenos cantantes.

Una puesta con pocos elementos, pero de mucha calidad. El ropero es la pieza estrella que se mueve, se le extraen las puertas, los actores suben a su techo, tiene una puerta mágica que a la vez es un mapa, se desarma hasta quedar plano, un diseño excelente y creativo.

María Inés Senabre

(*) Fuente: Espectaculosalamod’s – http://espectaculosalamod.wordpress.com/boletines-criticas-etc/mar-de-fondo-septiembre-2011-ultima-funcion/

 

Anuncios