Mar de Fondo | viernes de agosto y septiembre en Pan y Arte (CABA)

La Fabriquera Itinerante / Pájaro Cazador invitan

Mar de Fondo
una travesía bien argentina

reestreno!

viernes de agosto y septiembre / 23 horas
Pan y Arte / Boedo 876

CABA

Sobre MAR DE FONDO, una travesía bien argentina
Guillermo Brown e Hipólito Bouchard, dos hombres conmovidos por el espíritu revolucionario que se respira en el Río de la Plata de 1810. Dos extranjeros que hacen suya esta tierra por elección, y dan batalla en el mar en unos pagos donde la guerra se hacía por tierra y de a caballo. Dos hombres que paradójicamente han quedado al margen de la historia. Dos actores de un ignoto grupo de teatro independiente conmovidos por esa historia olvidada, queriendo actuar en el medio de la Pampa. Perdidos. A la deriva. A bordo de un auto rojo empantanado en el barro.
Con Cabe Mallo y Juan Pablo Thomas / Dramaturgia: Patricia Ríos / Dirección: Laura Valencia / Producción: La Fabriquera

Sobre LA FABRIQUERA
La década del 90 fue propicia para el agrupamiento, la experimentación y los refugios. La Fabriquera nació en la justa mitad de esa década (1995) en el viejo barrio de la Estación de Trenes de La Plata. Con el tiempo, pretendió y logró ser un colectivo de trabajo, un ensayo grupal vinculado al arte y a la exposición pública. Estrenó más de veinte obras teatrales, otras tantas obras de danza y supo ser el regazo propicio para la difusión de un sin fin de sucesos culturales.
En el año 2008, los titulares de la propiedad vendieron la casa y La Fabriquera, como experiencia sedentaria, se terminó.
De haber creído que su esencia era la casa fija, el grupo debió deshilvanarse por completo, pero lo esencial era la voluntad de estilo. La condición itinerante, a la vez, trajo sus novedades, renovó el aire y sumó al grupo nuevos artistas. Así, a partir del año 2009, La Fabriquera comenzó a producir a la deriva. “La Plata es una ciudad promiscua, todo tiende a hacerse colectivamente (…). La Plata tiene el tamaño perfecto para ponerse a conspirar: no hacen falta grandes escenarios para compartir lo que se piensa en voz alta”, dirá Esteban Rodríguez, un conciudadano y amigo de la compañía.
Una incógnita, no obstante, desvela a Laura Valencia, su directora y artífice principal: ¿qué queda del teatro si le quitamos el teatro? La Fabriquera responde eso a cada momento: queda la voluntad de actuar y la decisión de convertir cualquier lugar en un potencial teatro.

 

Anuncios