El ensayo como forma

Pájaro Cazador / La Fabriquera Itinerante invitan

El ensayo como forma
en Plataforma Danza, La Plata Arde II parte

traé un objeto y lo verás improvisar!

 

Objeto:
cosas que ya no les sirvan, no retornables, en desuso
cosas secas, cosas mojadas
material de desecho
algo para construir, algo para destruir, algo para romper
objetos sugerentes
atractivos, disuasivos, estimulantes, evocadores, llamativos, retrospectivos
o vacuos, insustanciales y faltos de contenido.
algo para esconderse
algo para beber, algo para comer
algo para hacer ruido
algo para arrojar y olvidar
con múltiples o ningún sentido
algo hot
algo ritual
algo que diga algo
algo que diga nada
traigan sus sobras

Dirección: Laura Valencia
Improvisan: Alicia Isoldi, Casper Uncal, Clara Tapia, Daniela Camezzana, Julia Sbriller, Lucía Ríos, Lucía Savloff, Luciana Lima, Matías D’ Alessandro, Patricia Ríos, Roberto Tettamanti, Silvina Fernández, Verónica Pastuszuk, Yamila Tumine, Horacio Castelli.

13 y 14 de Julio
21 horas
Sala TACEC – Teatro Argentino
51 entre 9 y 10

 

EL ENSAYO COMO FORMA
por Laura Valencia

Este trabajo pretende presentar al ensayo, no como un estadio previo a la obra acabada, o un momento inmaduro que transita hacia un estado definido. Revela, por el contrario, que el ensayo es la obra completa, pues se expresa por medio de su forma; es decir, se manifiesta a través de su lenguaje y su estilo.
El ensayo como mamushka, donde una forma se abre y enseña otra forma, que se abre y enseña otra forma… pero siempre se resguarda la magia, el ocultamiento restituye la sorpresa, de modo que nos emociona. Creemos en la incógnita, y queremos seguir abriéndola.
El ensayo, a partir de ciertas pautas que acordamos con los intérpretes, es, entonces, un procedimiento que me permite imaginar algo nuevo y dar con formas narrativas más riesgosas. Esto es posible al manifestarse como un espacio lúdico, donde se puede perder un poco la conciencia y asociar en la di-versión, en la exploración gratuita y libertina de lo diverso. La expresión al servicio de lo que el momento escénico pide. El ensayo como un recurso para desprenderse de las formas aprendidas, de los diseños consabidos y memorizados. El ensayo como forma me permite avanzar sin prever el destino final.

Breve biografía de LAURA VALENCIA
La primera vez que bailé en público (El vals de las flores, de Tchaikovsky) tenía siete años y fue en este teatro. A esa misma edad, viajé a Perú en auto, a visitar a mi familia paterna, de modo que mi infancia se nutrió de un registro que va de la música clásica— que tanto le gustaba a mi madre— a los huaynos andinos. Esta diversidad de herencias, quizá, me hizo permeable a convivir con el “otro” y sentir natural la confluencia de estilos.
Además de danza, estudié y egresé en artes plásticas, en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. Ya de más grande, al interesarme por el teatro, me vi envuelta en un nuevo universo estético, en el que era posible concebir cuerpos más reales, que no siguieran una regla clásica de belleza, una forma paradigmática de corrección. Comprendí, también, que quería construir con estos tres leguajes: la danza, la plástica y la actuación, pero a partir de este descubrimiento.
En las obras de danza, me interesa trabajar con artistas que compongan sus propios lenguajes, con intérpretes de distintos cuerpos, edades y procedencias. En esta reunión de lo disímil —que a menudo deviene en reunión de lo impensable— me encuentro mejor con lo que pretendo expresar y es, tal vez, la mejor manera de construir una breve referencia autobiográfica.

Laura Valencia
La Plata, junio de 2011

 

Anuncios