Retrospectiva 29: “Resplandece Sangre” de Rhea Volij

“Resplandece Sangre”, el espectáculo de danza butoh de Rhea Volij que está inspirado en “Rey Lear” de William Shakespeare, pasó por La Fabriquera en julio de 2008.

“Resplandece sangre” abordaba desde la danza butoh las resonancias y fugas que surgieron en la bailarina y coreógrafa Rhea Volij a partir de sumergirse en los personajes de Lear y Cordelia. Asimismo, la trama de la obra era el despliegue de dos historias que se entrecruzaban. Tejidos ancestrales, castillos y familias desintegrándose, la locura lúcida: devenir de dos personajes que en la tensión de sus diferencias se asemejaban a medida que mudan de piel, camino a la intemperie.

“Resplandece Sangre” según su autora:

Hace muchos años se me apareció, escuchando el cuarteto nro. 16 de Beethoven (una obra inconclusa, llena de saltos, idas y vueltas) la imagen de Cordelia sentada en una hamaca, revolviéndose contra las leyes paternas. La hamaca, su trono. Entonces surgió la pregunta: ¿qué compone la relación de Lear y Cordelia como padre e hija que nunca llegarán a re-conocerse? Ahí comienza el viaje de los semejantes: la ceguera de Lear apunta a su pasado, la de Cordelia va dirigida a su horizonte. Bailando el Rey he llegado a la Reina: un cuerpo dador de hijos. La sangre que no cesa de chorrear, las sangres entremezcladas. Y por debajo un puente ancestral de oscuras preguntas: ¿quién soy?, ¿cómo reconocerme sin la presencia del otro?, ¿cómo se aprende a amar?, ¿cómo se enseña a amar? (1).

Se dijo sobre la obra:

El género de la danza butoh nació a comienzos de la década de 1950 como el fruto del trabajo de un artista excepcional, Tatsumi Hijikata, a quien sucedió un número importante de otros coreógrafos y bailarines, no sólo en Japón sino en el mundo entero. ¿Puede un creador no japonés asumirse como creador de danza butoh? La pregunta es legítima: el género, si bien contemporáneo, está muy estrechamente ligado a la cultura japonesa en los más variados aspectos, incluso sociales e históricos. Pero también el butoh posee una dimensión universal que no depende de idiosincrasias nacionales.

Rhea Volij es una bailarina argentina y desde hace una cantidad considerable de años trabaja con y sobre el butoh. Su obra más reciente -de hecho, acaba de ser estrenada- toma a los personajes centrales de una tragedia de Shakespeare y los coloca en esa dimensión poética que el butoh habilita a su manera tan peculiar. Cordelia y su padre Lear, del Rey Lear, se encarnan en Rhea Volij (única intérprete de este Resplandece, sangre), aunque la palabra encarnar puede sugerir un modo de representación al que el butoh es ajeno. En la lentitud o incluso la quietud paradójicamente plenas de acción de su danza, en la intensidad fuertemente concentrada, hecha de recursos a veces mínimos, en las extrañas y bellas transiciones de un estado a otro Rhea Volij despliega múltiples sentidos, no traducibles en palabras pero rigurosamente verdaderos (verdad entendida en un sentido artístico y no moral).

Resplandece, sangre está dividida en diez escenas de diferente longitud, separadas entre sí de maneras no siempre precisas. Sólo una de las últimas escenas cierra de una manera muy conclusiva, invitando a pensar que allí termina la obra y por lo tanto al aplauso. Es el único momento en que se quiebra la atmósfera que la envuelve (2).

Sobre Rhea Volij:

Rhea Volij se formó en danza butoh durante varios años con Sumako Koseki en Francia, con Carlota Ikeda y Leone Cats Baril. Completó la técnica del butoh en seminarios con Miguel Angel Ganiko, Maura Baiocci, Hisako Horikawa, Tadashi Endo, Minako Seki, Ko Murobushi, Akira Kasai y Sankai Juku . Complementó su formación con las artes marciales desde el kung-fu y el tai-chi, así como con la técnica de Fedora Aberasturi y la danza contemporánea con Catherine Diverrés.

Como bailarina presentó sus solos en Argentina, Uruguay, Ecuador, México, Estados Unidos y España.

En Buenos Aires dirige al grupo La Brizna y en Córdoba la Compañía Trampaalojo.

Tiene a su cargo un posgrado en Nuevas Gramáticas de la Danza en el I.U.N.A. (Universidad de Artes) y dicta clases también en la Universidad de San Martín, en la carrera de Teatro de objetos, y en la Universidad Nacional de La Plata para el posgrado de Análisis e interpretación de la danza.

foto: Carlos Coccia

Ficha de “Resplandece sangre”:

Autoría: Rhea Volij

Intérprete: Rhea Volij

Iluminación: Eduardo Safigueroa

Diseño de vestuario: Líbera Woszezenczuk

Diseño de escenografía: Carlos Coccia

Música original: Claudio Peña

Diseño gráfico: Sebastián Cruz

Asistencia de dirección: Isabel Pinczinger, Alfrida Podlischevsky

Prensa: Marina Belinco

foto: Carlos Coccia

(1) Fuente: Resplandece Sangre (Lear y Cordelia). Rhea Volij, septiembre de 2008 (http://resplandecesangre.blogspot.com/2008/09/blog-post_4257.html)

(2) Fuente y nota completa: Múltiples sentidos, por Laura Falcoff. Diario Clarín, octubre de 2007 (http://edant.clarin.com/diario/2007/10/10/espectaculos/c-01101.htm)

Anuncios