Retrospectiva 28: Fer López Camelo

foto: Daniela Camezzana

Fer López Camelo fue una de las personas que participó activamente en La Fabriquera. No sólo aportó su trabajo actoral en obras como “Noche Cerrada” y “Expulsados (Vodevil)”,  sino que también, durante varias noches, llenó de sonidos y melodías a la vieja carpintería de 2 y 42. Así, durante el 2002, fue parte de los Viernes de Canción y, posteriormente en 2008, presentó ahí su disco “Cícada”.

foto: The Dark Flack

Sobre Fer López Camelo:

La mujer que sube al escenario enfundada en rojo, con un escote profundo y dejando ver su portaligas, nada tiene que ver con la chica despojada de jean y remera blanca, que se acurruca en su guitarra y susurra canciones. Pero ambas versiones de Fernanda López Camelo dejan desnuda sobre el escenario a esa cantante visceral que conquista al público, tanto al que tiene ánimo de fiesta, como al íntimo.

Su pasado como actriz, que la acercó a la que fue su primera banda, ha quedado atrás. “Hoy soy –afirma- absolutamente una música. Como dice Charly (García) estoy todo el día yendo de la cama al living. De hecho, en el living de casa tengo una sala de ensayo, así que es una frase perfecta para mí… aunque debo reconocer que la música a veces me libera, pero otras me encierra”.

Pasos cortos, una excelente voz y su vocación musical la han llevado a donde hoy se ubica. Es la cantante del grupo Las Dirty Diamonds -una big band integrada por once mujeres- y, a la vez, una cantautora prolífica (1).

Sobre “Cícada”:

Según se explica en el booklet de la cuidadísima edición de este interesante álbum, la cícada no es más que la muy conocida chicharra, insecto muy común y de molesto sonido que suele fastidiar (aunque se explicite en el texto una romántica historia) a los ciudadanos de La Plata, ciudad de donde proviene Fer López Camelo y donde ha desarrollado una intensa carrera musical según detalla en su site.

Cícada es, además, un disco que “comienza a gestarse en el transcurso del 2007, relatando un copado e inapropiado amor”, tan íntimo y confesional como debe ser el relato de un amor.

Estructurado en base a pequeños temas de guitarra acústica que anteceden a canciones algo (pero solo algo) más vestidas de instrumentaciones, el disco muestra una alta sensibilidad para la melodía cuidada, la música despojada pero bella y la poesía intensa.

Hay que destacar que varias canciones (Sin temor, Si no voy) no pierden emoción ni potencia aún en ese marco de austeridad sonora. Es muy destacable el excelente trabajo de guitarras, sumado a los bajos de fraseos gordos, llenando la canción y armando un muy buen conjunto con la expresiva voz de Fer, una buena cantante y mejor compositora.

Este disco es especial para almas sensibles que aprecien a otra que se desnuda con su guitarra y saben encontrar calor en las melodías y en la belleza de los pocos elementos que con sabiduría emocionan. No hay eclecticismo ni experimentación. Se podría advertir que el devenir de las canciones puede resultar algo lineal. Pero es un disco ideal para escuchar en un sillón, tomando un whisky, fumando y pensando. Disfrutable de principio a fin, aún para aquellos que levantamos la bandera de la electricidad pero entendemos que no todo es volumen, baterías furiosas y voces ásperas.

Recomendable para personas que se dejan conmover por el hondo dolor de un amor “copado e inapropiado” (2).

Para ver y escuchar a Fer durante la presentación de “Cícada”:

(1) Fuente y nota completa: La dama del rock, por Cecilia Famá. Suplemento Cubo, julio de 2009 (http://www.eldia.com.ar/cultura/ampliar.aspx?id=197)

(2) Fuente: Despojado y Sensible. Premio Mr. E, junio de 2008 (http://premiomre.blogspot.com/2008/06/despojado-y-sensible.html)

Videos: gentileza Fer López Camelo

Anuncios