Retrospectiva 07: Cala Discos presenta a sus artistas

El 2004 se terminaba y, mientras el verano se acercaba y la cercanía de los festejos era inminente, Cala Discos, la nueva editorial discográfica de la ciudad, presentaba a sus artistas en La Fabriquera. Apropiándose del escenario de la casona de 2 y 42, Stella Cinderella, Wav, Los Hermanitos Kaiser y su increíble organito que toca solo, Marcial y Sir Waldo formaban parte del staff de músicos que integraban el sello independiente. A ellos se sumaban King Lion and The Marrones y normA, dispuestos a sonar en un formato unplugged aunque no por eso menos llamativo.

Había motivos para celebrar, y mucho.

Acerca de Cala Discos:

“Una editorial discográfica: así la define el Tano, Gustavo Caccavo, alma mater de Cala Discos. Eso estuvo claro desde el principio, el verano de 2004. Y ese concepto engloba otros, que a su vez lo fortalecen: que es un proyecto independiente, autogestionado, autofinanciado y desarrollado a través de células de trabajo. Estas células están conformadas sólo por artistas, lo que le otorga a la editorial una característica adicional y más que interesante para los músicos que se acercan al grupo: el interés en la calidad de la obra, por sobre todas las cosas”.

Sobre algunos de los artistas que se presentaron esa noche:

King Lion & The Marrones:

“No existe nadie que los haya escuchado y que no diga que fue la experiencia rocksteady-ska más acabada que hubo jamás en La Plata. Porque a veces ocurre. A veces, cuando coinciden varios grossos en una banda, hay química y generan una obra sobresaliente. Una de esas veces fue cuando se formó King Lion & The Marrones. Dicen por ahí que algún día volverán a tocar. Ojalá”.

Los hermanitos Kaiser y su increíble organito que toca solo:

“El absurdo y la exaltación de la estética bizarra constituyen el espíritu de este cuarteto hilarante. Para los hermanitos Kaiser, no hay reglas y en su repertorio se mezclan canciones propias con clásicos del rock & roll de acá y de afuera, del bossa y del cancionero romántico más pegajoso. La fiesta, en sus recitales, es una fija”.

normA:

“Los temas de normA no se terminan cuando se terminan. Se quedan dando vueltas en tu cabeza como un zumbido nervioso y definitivo. Para describir la música de la banda, los críticos suelen acudir a los wire, a la new wave, a veces al movimiento punk… la verdad es que el sonido ajustadísimo e incisivo y la lírica concisa de norma conforman una síntesis de esta época”.

Stella Cinderella:

“Su voz flota, liviana, y la atmósfera se derrite envuelta en un terciopelo anaranjado. Ella suelta unas melodías en italiano, con una sensualidad pálida, sospechosamente ingenua. La experimentación, la mixtura de texturas y matices, guían su repertorio de canciones propias y clásicos ajenos, que, sin embargo, no se apartan del universo easy listening”.

Cala Discos presentó a su staff de artistas en La Fabriquera en diciembre de 2004.

Fuente: Cala Discos (http://www.caladiscos.com.ar/)

Anuncios